Bodega de los secretos

agosto 3, 2019 Momo's Food Madrid

BODEGA DE LOS SECRETOS: irás por su historia y te quedarás por su comida

El nombre de la Bodega de los secretos no es fruto de la casualidad. Antes de convertirse en el restaurante que visitamos, la Bodega fue primero un espacio para fabricar vino. Después, un túnel de contrabando que entraba a Madrid y se transformó en un refugio antiaéreo. Además, fue una cárcel, y cuentan sus dueños que aún siguen descubriendo secretos de su historia.

Dicho así no sorprende que se trate de un local en el que no te fijarías a primera vista. Situado en la calle San Blas, 4 (próxima a las paradas de Estación del Arte y Antón Martín y a la estación de Atocha), el restaurante engaña.

Una fachada discreta, similar a la de las tabernas castizas de la zona, esconde un amplísimo restaurante. Se trata de un local con un ambiente íntimo y especial, perfecto para una cena romántica. Una vez hayas bajado su enigmática escalera, te encontrarás con un equipo muy agradable, atento y rápido, que le pone la misma pasión y mimo a contarte las mil y una historias del lugar como a recomendarte y servirte una comida deliciosa, así que vamos a ello.

Nuestra experiencia

Comenzamos con una sabrosa ración de Pulpo braseado sobre muselina de patata trufada y aceite de pimentón de la vera. No defraudó en absoluto. Después disfrutamos de media ración Cremosas croquetas caseras de jamón ibérica. Crujientes por fuera, jugosas por dentro, como deben ser unas croquetas.

Como platos fuertes optamos por el Steak tartar con receta de JM y el Bacalao confitado y gratinado con alioli de pera y azúcar mascabado. Nos encanta pedir el steak tartar siempre que podemos porque es uno de esos platos en los que se ve perfectamente la propuesta del restaurante y la calidad de su materia prima. En este caso el plato era de 10. Carne de primerísima calidad.

El bacalao tampoco se quedó atrás: sabroso y con un gusto a medio camino entre el ácido y el dulce; nos faltó pan para rebañar.

Para terminar no nos podíamos marchar del Barrio de las Letras sin probar la Torrija, la nuestra, la de toda la vida. Se trata de una reinterpretación fiel y honesta con la receta tradicional, pero con toques de helado que la convierten en una opción segura para cerrar una cena redonda.

Y es que esa es la clave de la Bodega de los secretos: un local que es historia viva de Madrid con una comida que sencillamente no te puedes perder.

En resumen:

AMBIENTE: 10

SERVICIO: 9

COMIDA: 10

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 9 (35€-40/persona)

, , , , , , , , , , , , , , ,