Cuando tener un blog sobre gastronomía deja de ser divertido

mayo 31, 2017
mayo 31, 2017 Momo

Aunque parezca que contamos esto para hacer daño a su marca, nuestra intención no es esa, sino que nos vemos en la necesidad de compartir con vosotros lo bueno pero también lo malo, porque no todo es tan divertido como parece y hay veces que los blogueros nos tenemos que enfrentar a estas situaciones tan desagradables:

Hablamos del restaurante Tepizzare, situado en la calle Orense, número 10. Contactamos con ellos por Instagram, ya que sus fotos eran muy llamativas y vimos que podría interesarles darles un impulso a sus redes sociales (es un criterio que solemos seguir). El primer problema surgió cuando recibimos un mensaje dándonos una serie de indicaciones, las cuales sonaron más a exigencias, sobre cómo teníamos que enfocar el post y sobre lo que teníamos que poner sin haber probado siquiera la comida: debíamos decir que las pizzas y la experiencia eran excelentes. Les explicamos que teníamos otra manera de trabajar y que buscábamos la sinceridad más absoluta. Pareció no gustarles demasiado la iniciativa, pero aceptaron.

Nos atendió un camarero muy amable que nos aconsejó y estuvo pendiente de nosotros. Pedimos unos tequeños que no eran una maravilla, pero eran aceptables. Luego, dos pizzas: la primera era de carpaccio (que estaba totalmente cocinado) con una salsa pesto que bañaba la pizza. Lo peor era la masa, totalmente insípida y cruda, junto con el queso, que tampoco tenía sabor. La segunda pizza la hicimos a nuestro gusto con jamón y bacon, que es la que solemos pedir. El jamón estaba crudo y el bacon, demasiado frito y sabía mucho a grasa, como a aceite requemado. Ninguno de los dos pudimos pasar de la media pizza, y con esfuerzo: no tenía buen sabor.

WhatsApp Image 2017-05-31 at 18.25.11

Fue justo en ese momento cuando una de las dos personas del equipo de Momo’s Food, Marta, se empezó a sentir indispuesta, hasta el punto de tener que abandonar rápidamente el sitio. Sin duda, el motivo de esto fueron los ingredientes de la pizza de jamón y bacon y su sobredosis de aceite recalentado.

Al día siguiente les escribimos un mensaje para explicarles la situación y después subimos el post de Instagram, valorando el servicio como muy bueno y la comida como regular. Al cabo de un rato, recibimos su contestación. No solo no se habían molestado en leer lo que les habíamos mandado, sino que nos recriminaron que hubiésemos evaluado su comida como “regular”, pues no era la imagen que querían dar. Así que nos dijeron que lo cambiásemos y pusiésemos que todo estaba bueno, o bien que hablásemos de lo bonita que era la decoración y de la buena atención del camarero, sin mencionar nada de la comida. No aceptamos, evidentemente, ninguna de estas alternativas.

Continuaron presionándonos con mensajes desagradables durante horas, así que les pedimos unos días para pensar cómo podíamos afrontar esa colaboración, pues, aunque ya hemos colaborado con más de 20 restaurantes en Madrid, nunca nos había ocurrido nada parecido. Volvieron a contactar con nosotros reclamando el post positivo para justificar la invitación a la “cena” que nos dieron. Esta vez empezaron ya con faltas de respeto y muy malos modales, acusándonos de no ser profesionales.

Lo más triste es que en ningún momento le dieron importancia a los defectos de sus platos ni tampoco a la noche tan mala que pasó Marta por haber tomado un producto en mal estado. La publicidad es necesaria, pero la base de un restaurante no está en su número de followers o en los likes de sus fotos, está en sus platos y en la calidad de los productos con los que se elaboran. Es una pena tener que escribir una entrada así en el blog pero no podemos permitir que nadie pretenda que dejemos de ser sinceros con vosotros y mucho menos podemos permitir que se nos trate así cuando lo único que hacemos es ponerle cariño a este proyecto.

Comment (1)

  1. Yo os apoyo tambien! He visto el stories y me he metido directa. Por lo que leo, ha tenido que ser complicado para vosotros. Enhorabuena por la profesionalidad y sinceridad en vuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.