Erre que Erre

septiembre 8, 2017 Momo's Food Madrid

Muchos ya conoceréis el restaurante Erre que Erre por su local en el corazón de uno de los barrios más de moda en Madrid, La Latina; pero para los que todavía no os hayáis enterado, hace algunos meses desde que este mismo restaurante aterrizó en Chamberí, entre la Glorieta de Quevedo y la Glorieta de Bilbao, concretamente en Fuencarral, 145.

Aunque el verano ya se termine, uno de los encantos de este nuevo local es su amplia terraza donde se puede comer o cenar, picar unos pinchos y unas tostas o, simplemente, tomar una caña. Pero tranquilos: dentro disponen de un local muy amplio y distribuido en dos pisos. La decoración es moderna y sobria, lo ideal para disfrutar de una buena experiencia.

Además de la comodidad del local (mesas suficientemente separadas unas de otras, música suave, buena luminosidad…), el servicio es una pieza fundamental. Todo el personal es muy amable y profesional y cualquiera de sus camareros se prestará a echarte una mano para la elección de los platos, ya que tienen una carta que no te lo pondrá nada fácil… ¡todo es muy apetecible!

El concepto que tienen en Erre que Erre es muy auténtico, porque mezclan la comida tradicional española (tostas, pinchos, croquetas, etcétera) con los platos más de moda, como el tartar. Por eso es uno de esos sitios indicados tanto para una comida o cena, como para tomar un aperitivo que acompañe a un buen vino.

Y para demostrarlo, ¡nada mejor que probarlo todo! Nosotros compartimos unas croquetas de jamón buenísimas, con una bechamel cremosa que hacía que se deshicieran en la boca, y también compartimos algo que no podía faltar: unas patatas bravas (muy picantes, ¡solo para valientes!). Continuamos con una tosta de jamón ibérico y un tartar de atún rojo. Es difícil fallar a un buen jamón puesto sobre un pan con aceite de buena calidad, pero, aunque esta tosta estaba buenísima y tenía tres veces más jamón que otras que hemos probado, nos quedamos con el tartar de atún. Nos dijeron que la receta no era la usual, sino que habían hecho unas modificaciones propias y no pudieron hacerlo mejor… ¡Estaba increíble! Uno de los tartares más ricos que hemos probado nunca. Para nosotros, es el plato estrella de Erre que Erre. Por último, tomamos de postre un volcán de chocolate con helado de vainilla y mermelada de fresa con avena, muy bueno también.

En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 9

CALIDAD DE LA COMIDA: 8

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 9

(Haz click sobre cada foto para ampliar)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.