Kiboka

agosto 23, 2019
agosto 23, 2019 Momo's Food Madrid

KIBOKA: de Madrid a los callejones con más personalidad de Asia

El restaurante Kiboka (General Pardiñas, 70 | Metro: Lista) sorprende por su estética muy cuidada y moderna. Además, intenta simular las callejuelas más características de los barrios asiáticos, paraíso de la auténtica gastronomía oriental. Todo lo anterior mezclado con un toque clásico e industrial que te hará sentir en un espacio único. ¡Es como la street food de las calles alborotadas del lejano Oriente!

Dentro nos encontramos una barra que preside todo el espacio. En ella, si lo deseas, puedes comer viendo como el sushiman prepara los sabrosos cortes de pescado. No hay nada como tener la cocina descubierta para ganar la confianza de los comensales, ¿verdad? Cuenta, a su vez, con dos ambientes. El primero, situado a la entrada del restaurante, es más desenfadado, ideal para tomar cañas con amigos. El otro es mucho más elegante y exclusivo, con una zona con mesas e iluminación tenue.

La carta lleva el sello de su chef, Dani. En sus platos no faltan las recetas más populares de la cocina japonesa como el ramen, el sashimi o la sopa miso. Estos conviven con otros platos de origen chino como el ushi arroz o la lubina matsu. Todos ellos combinan a la perfección.

Nuestra experiencia

Como nos encantan las emociones fuertes, comenzamos con un crispy roll con tartar de salmón, foie y salsa se anguila. ¡Simplemente espectacular! Por eso es uno de los imprescindibles de Kiboka.

Como principal nos decidimos por una bandeja degustación, una opción ideal si eres de los que siempre quieren probar toda la carta. Probamos el ceviche tigre con pescado blanco, ostras y gamba roja y nos dejó maravillados.

En cuanto a las piezas de sushi, nos sorprendieron con un puente de sushi. Sí, sí, como lo leéis. Bueno, no. No era un puente construido con sushi, sino un puente con sushi encima, de acuerdo… El caso es que cada pieza que había en él estaba buenísima.

Después del sushi, aún nos quedó hueco para una riquísima lubina tempurizada. Luego llegaron los postres y probamos los mochis, un típico pastel japonés. Esta fue la mejor elección para terminar una cena redonda.

En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 9

COMIDA: 9

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 9 (30-35€/persona)

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Comment (1)

Comments are closed.