Paru Inkas

enero 12, 2020 Momo's Food Madrid

PARU INKAS: lo mejor de la cocina peruana y japonesa

La propuesta de Paru Inkas reúne la frescura de un local recién inaugurado con la larga experiencia de sus restaurantes al otro lado del Atlántico. Convencidos (y tienen razón) de que en Madrid hay hueco para un auténtico restaurante fusión de cocina peruana-japonesa.

Nos reciben en el local del Axel Hotel en pleno Barrio de las Letras (calle Atocha, 49; Metro Antón Martín y Tirso de Molina). Paru Inkas tiene su cocina a la vista del comensal y una larga barra en la que hacer una parada rápida para disfrutar de su sushi, así como unas cuantas mesas alrededor para disfrutar de una velada más larga.

Su especialidad incluye tanto platos típicos de la cocina peruana (empanadas, tiraditos, etc.) como delicias niponas más clásicas (makis, niguiris y sashimi). Pero donde Paru Inkas sobresale de verdad es en su fusión de ambas cocinas: los sushis de autor con sabores incas. Su carta es muy amplia, pero si, como a nosotros, te cuesta decidirte, puedes dejarte en manos de su personal. Aunque, eso sí, te recomendamos que vayas con hambre y ganas de probar, porque querrás pedirlo prácticamente todo.

Nuestra experiencia

Comenzamos con un tartar de atún de aperitivo, seguido de los niguiris hotate (de vieiras en mantequilla de yuzu con queso parmesano gratinado) y anticuchero, el plato estrella de la propuesta de Paru Inkas, (con corvina en marinado anticuchero, huevo de codorniz y tobiko). La clave de los niguiris de Paru Inkas está en su equilibrio: con una ración ligera de arroz para que no le quite el protagonismo a sus ingredientes.

Seguimos probando sus rolls especiales: el furai maki (de atún rojo, aguacate, queso crema y crujiente por fuera), en el que la textura no tiene desperdicio. También el dos tunas (con tartar de atún, aguacate, láminas de atún y aliño oriental), que volverá locos a los amantes del atún; y el teriyaki maki (con langostino furai, cubierto con salmón, juliana de lima y salsa teriyaki). En la mayoría de los rolls puedes optar tanto por medias raciones como por raciones completas, y lanzarte a pedir más opciones distintas.

Probamos algo del a parte peruana, sus empanadas de lomo saltado, que no nos decepcionaron. Al contrario que las que estamos acostumbrados a ver en España, estas son jugosas y la salsa del lomo saltado las convierte en una parada obligada en la carta.

Para terminar nos quedamos con la cocina inca: el alfajor cremoso de chocolate, helado de lúcuma y dulce de leche. No decepcionará a los fans del chocolate y los sabores dulces. Fue la parada final perfecta para nuestro viaje por la propuesta fusión peruano-japonesa de Paru Inkas. Un sitio 100% recomendable.

En resumen:

AMBIENTE: 9

SERVICIO: 10

COMIDA: 9

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 10 (30€/persona)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,