Taxi a Manhattan

noviembre 2, 2019 Momo's Food Madrid

TAXI A MANHATTAN: Sea cual sea la ocasión, no te arrepentirás

Taxi a Manhattan es uno de esos sitios a los que merece la pena volver varias veces, y a ser posible en distintas épocas del año. Exactamente como la isla de la que toma prestado el nombre. Su carta está dividida en distintos barrios (Nolita, Soho, Little Italy, Brooklyn, etc.) que te ofrecen sus especialidades respetando el producto de temporada. Está en la calle Basílica nº, 17 (Metro: Nuevos Ministerios y Santiago Bernabéu, y también con servicio de Cercanías).

Igual que sucede con la carta, Taxi a Manhattan se encuentra dividido en varias zonas con diferentes ambientes y estilo. También cuenta con una fantástica terraza de verano y una zona privada en la que puedes celebrar tu evento.

La carta está compuesta de una selección variada de platos de la Gran Manzana, tan variada que lamentarás no poder pedirlos todos. Y es que, aunque lo intentases, no podrías conseguirlo: una de las características más representativas de Taxi a Manhattan son sus generosas raciones.

Pero si la cantidad es muy buena, la calidad también lo es, con una cuidada cocina fusión contemporánea que incluye platos para todos los bolsillos (¡y eso nos encanta!). Por todo ello Taxi a Manhattan nos parece una opción perfecta tanto para una comida de diario, una cena animada con amigos o una cita romántica con tu media naranja.

Nuestra experiencia

Paramos el Taxi a Manhattan para empezar con una ración de Chupa chips de queso de cabra, toque de guayaba y confitura de tomate para empezar con el menú, y nos sorprendió la cremosidad del queso y el maridaje perfecto que hacía con el tomate y la guayaba. El crujiente de fuera envolvía la explosión de sabor que se encerraba dentro de cada piruleta.

Para seguir, nos decidimos por el Risotto de pulpo para probar los sabores de Little Italy. La potencia del sabor, y la melosidad del arroz no dejó de sorprendernos. Sabemos que el punto del arroz del risotto es complicado de conseguir, pero el resultado no nos defraudó.

Después nos trasladamos a Brooklyn con la hamburguesa Brooks Brava. El pan tipo brioche, la carne jugosa, y, lo mejor de todo, ¡mucho queso!… ya sabéis que nos encanta. Pero la estrella del plato era la salsa soft brava: un punto justo de picante y de cítrico para acompañar la hamburguesa y las patatas fritas muy crujientes.

Como broche final, no podíamos marcharnos sin probar su auténtica y riquísima American Classic Cheesecake. Acompañada de una confitura casera de frutos rojos, la cremosidad y la profundidad del sabor puso el punto dulce a una cena deliciosa.

En resumen:

AMBIENTE: 10

SERVICIO: 9

COMIDA: 9

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 10 (20€/persona)

, , , , , , , , , , , ,